¿QUÉ ES UN SEXÓLOGO?

17.04.2017

¿QUÉ ES UN SEXÓLOGO?
¿HAY DIFERENTES TIPOS DE SEXÓLOGOS?
La Sexología Sustantiva
Hola amigos. En este universo, de por sí basto que es la sexualidad humana, que es incomprendida por muchos, ignorada o subestimada por muchas personas, una incógnita para otros, vista por muchas ciencias y de diversas formas, el consumidor final se confunde. Solamente escuchamos la palabra SEXÓLOGO (o sexólogx) y no sabemos a ciencia cierta a qué se refiere, o qué es lo que esa persona hace en su trabajo.
En México, existen psicólogos-sexólogos; médicos-sexólogos; comunicólogos-sexólogos; psiquiatras-sexólogos; sociólogos-sexólogos... pero existe otro tipo de sexólogos. Los sexólogos SUSTANTIVOS, o puros, que es en la línea en la que me he formado.
La sexología como ciencia, en las últimas décadas se está desarrollando, principalmente en Europa, como una ciencia independiente de las otras ciencias. Que si bien en algún momento nos cruzamos, la sexología está creciendo y está siendo estudiada de forma independiente (Sustantiva). Y por ello, la forma de verla es diferente al tipo de visión y estudio que las otras ciencias hacen de la sexología. Digamos que cada ciencia la ve y estudia a su manera. En el entendido de que cada ciencia es valiosa y hace cada una su aporte, desde su visión. Pero que la sexología sustantiva se posiciona, y se estudia cada vez más como ciencia independiente.
La Sexología Sustantiva -o pura- se dedica al estudio de los sexos, del sexo que SE ES, no DEL QUE SE HACE; del estudio del Hecho Sexual Humano, con sus Modos, sus Matices y sus Peculiaridades o Particularidades. Todo eso que nos hace ser el sujeto sexuado que soy ahora. Sus diferencias, identidades, mixturas e interacciones públicas e íntimas.
La Sexología Sustantiva pretende y promueve ese conocimiento científico de ese objeto concreto: los sexos (hombres o mujeres). En el marco de una ciencia específica, consistente, coherente, integrada e independiente de las otras.
En esta nota trato de explicar un poco al consumidor confuso que de pronto no sabe a quién acercarse ante una duda. Pero, es importante aclarar que los sexólogos sustantivos, NO somos ginecólogos, NO somos psicólogos, NO recetamos medicamentos para el deseo o erecciones, y difícilmente patologizamos las particularidades eróticas* más allá de moralismos y normas. Somos sexólogos puros. Y estudiamos los sexos. Los hombres y las mujeres. Y la forma en la que se han construido como lo que son al día de hoy. Con sus mapas sexuales. Su historia sexual. Sus placeres y displaceres. Apoyamos en la comprensión de la propia sexualidad, de la sexualidad del otrx, y de la sexualidad que se forma en la relación de pareja. En el conocimiento. Los procesos de sexuación -como es que eres hoy como eres y por qué te gusta lo que te gusta, te excita lo que te excita, deseas lo que deseas, rechazas lo que rechazas, etcétera-. La forma de amarnos entre los sexos. De desearnos. Comprender por qué "chocamos" con el otrx en el encuentro erótico y cómo, dentro de tantas diferencias, podemos encontrar puntos de coincidencia que nos ayuden a potencializar nuestra relación y nuestra propia sexualidad.
Para nosotros, más que "trastornos" o "patologías", tenemos valores que cultivar. Recuerdo el primer día del máster, cuando nuestro Director hizo la bienvenida y dijo: "Yo sé que en esta aula hay muchos psicólogos y algunos médicos que han venido a cursar este máster de sexología sustantiva, les invito a dejar afuera toda su formación y forma de abordar la sexualidad, para abrirse a nuevos paradigmas, a una nueva epísteme. Y si creen que les será complicado, este es el momento de abandonar el aula y evitar perder su tiempo, va lo mismo para los moralistas y rígidos". Todos nos quedamos quietos esperando alguna reacción, pero nadie dijo nada, y luego de una pausa, empezamos.
La sexología sustantiva tampoco quiere ser ni religiosa ni médica. La medicalización del deseo, por ejemplo, es algo en lo que nosotros no estamos de acuerdo (entre muchas otras cosas), y el abordaje es diferente. Y ni qué decir con las cuestiones moralistas... que tanto han dañado y enterrado la sexualidad y su erótica, promoviendo la ignorancia y el temor distorsionando conceptos.
Si algo tenemos claro todxs los Sexólogos, sea de la rama que sea, es que culturas como la nuestra (mexicana), representan todo un reto enorme. Porque luchamos contra el desconocimiento, la religión -algunas veces rozando el fanatismo-, pero sobre todo, la ignorancia y el temor injustificado que nos han hecho tenerle a algo tan hermoso y maravilloso como lo es la sexualidad humana.
Siempre en mis conferencias invito a la gente a analizar si lo que piensan de la sexualidad, es realmente su opinión, o es aquello que OTROS les han dicho que DEBEN pensar. ¿Es su idea o es la mía? ¿Es su concepto o es el mío? ¿Esta forma es la única? ¿Esto es lo que es o me han mostrado solo una parte? ¿Realmente esto DEBE ser así? ¿Qué es lo correcto y lo incorrecto? ¿Lo bueno y lo malo? ¿Por qué estoy tan liado? Etcétera.
En fin. Opciones hay muchas. Cada ciencia hace su aporte. Pero sí me parecía interesante hablar un poco de las diferencias entre unas y otras. Todas trabajamos diferente. El que decide al final es el cliente. Lo que le acomode mejor. Donde se sienta mejor. Y sobre todo, lo que le funcione mejor.
Por otro lado, (y lo comento por experiencias que he leído de algunos colegas) ser sexólogo no significa ser una persona que se acuesta con todo el mundo. Es un mito creer que para ser sexólogo tienes que experimentar toda la gama de sexualidades... con más de 7,000 millones de opciones sería imposible jajajaja. Y lo aclaro porque me parece que es necesario, ¡ya se darán ustedes una idea del por qué!
Trabajamos con las personas desde la imparcialidad, un sexólogo jamás te juzgará... A veces me dicen: "es que no sé qué vaya usted a pensar si le digo que...", ¡no pensamos nada de la persona! No etiquetamos. No juzgamos. No suponemos. Y me parece a mí que no hay -al menos no debería- haber algo que asuste a un sexólogo. Así que puedes acercarte sin temores, pues nadie te juzgará.
*Y para terminar, y comprender un poco más que la SEXOLOGÍA SUSTANTIVA es diferente y que nosotros no patologizamos las particularidades eróticas, les comparto una nota publicada en España hace 4 años, de uno de mis profesores:
"DSM-5: No, gracias".
Publicado el julio 8, 2013 por Juan Lejárraga
Dos semanas antes (29 de abril de 2013) de la publicación del DSM-5, el Instituto Nacional de Salud Mental de EEUU (el mayor centro de investigación de salud mental del mundo, con 1,5 billones de dólares de presupuesto) ha anunciado que NO utilizará las categorías diagnósticas del DSM para guiar la investigación dada su falta de validez. Los pacientes, afirma el comunicado, se merecen algo mejor.
Vemos en esta noticia una reafirmación del rechazo que esta sexología (la sustantiva) ha manifestado desde su inicio por las categorías diagnósticas del DSM. Esperamos que sea un primer paso para que otros se nos unan en la comprensión de los sujetos sexuados y sus peculiaridades como un valor.
Referencia: National Institute of Mental Health (NIMH)"
Gracias por leerme, y espero que esta información te sirva para comprender no solamente qué hace un sexólogo, sino también las diversas ciencias que la abordan y la estudian cada una a su manera, y por ende, cada sexólogo a su manera también. contacto@eugeniafloresoficial.com eugeniasexologa@gmail.com
*En la foto el sexólogo británico Havelock Ellis, considerado el padre de la Sexología Sustantiva (Sexología Moderna).