PAREJAS DESCONOCIDAS

21.03.2017

Leyendo y leyendo cartas, correos y mensajes que me han llegado y he recopilado durante muchos años, las situaciones de incomprensión en las parejas, son repetidas una y otra y otra vez... aún recibo cartas idénticas a las que recibía hace 7 años, y seguramente idénticas a las que muchos otros especialistas han recibido hace 20, 30, ó 50 años atrás.Entendamos, que cada pareja se construye de una forma particular. Ninguna pareja es igual a ninguna otra, así sea que tomes como referente o como modelo a seguir la relación de tus padres, de tu hermana o tu mejor amiga. Conocer a nuestra pareja, va más allá de la simple convivencia, conocer su signo zodiacal, qué películas le gustan, qué música prefiere... no. Conocer a tu pareja también incluye conocer y entender su vida, su pasado, su niñez, el núcleo familiar y social del que viene, sus influencias, sus experiencias gratas y no gratas, sus traumas, qué piensa y siente del sexo, cómo lo vivencia, qué es aquello que nunca haría, y qué es eso que hace a puerta cerrada y le fascina, escuchar y enamorarte también de todo eso.

Lógicamente lograr ese nivel de comunicación no es cosa fácil, ni es cosa que se logre de la noche a la mañana. Pero sí, algo que deberás tener presente que deben construir si es que les interesa realmente crecer en esa relación.Pero normalmente, sólo nos interesamos por averiguar qué carro tiene, en qué trabaja, qué tipo de vida lleva... y nos olvidamos de lo más fundamental. Creando posteriormente, un caos de convivencia, pues nos conocemos solamente de manera superficial. Y como andamos de conquista, quedando bien, mostramos solamente nuestra mejor cara.Ciertamente son pocas las personas que se permiten abrirse así ante su pareja. Pero cuando ya se ha pensado en dar el paso de formalizar la relación: casarse, vivir en unión libre, etc., ya es momento de abordar este tema, y ocuparnos en conocernos ambos en estos sentidos. Si conociéndose ambos en estos sentidos, nos seguimos amando, y siguen pensando que son la pareja ideal, entonces es hora de dar el siguiente paso. Pero si en ese descubrir, te nace por ahí algún desencanto, no importa cuánto tiempo de noviazgo le hayas invertido a esa relación. Si realmente no son compatibles, ni van al mismo destino, y se complica conciliar, es más sano dar la media vuelta, y continuar sus caminos por separado.

Finalmente recordemos, que en esto de encontrar pareja, habrá muchos "intentos de", que son tan validos como las relaciones que se consolidan. Un "adiós", no tiene por qué ser malo, ni tiene por qué significar un fracaso. Significa que lo intentamos, y que descubrimos que no éramos lo que buscábamos y nada más.

Y en este proceso de conocernos para ver si eres lo que busco, ser realista, no aferrarte, no desesperarte, y seguir tu búsqueda, pueda ser tal vez, tu mejor decisión.

Eugenia Flores

Educadora Sexual y Sexóloga